La inclinación de la letra.

QUE INDICA.


La inclinación de la letra es uno de los parámetros más volátiles que existen ya que en el mismo escrito puede haber una inclinación de 20 a 80 grados.


Con la inclinación se va a observar cómo de afectuosa es la persona hacia otras personas y cómo es su grado de expresión de emociones, en definitiva, la afectividad que muestra el sujeto hacia el prójimo.


José Javier Simón, en su libro "la biblia de la Grafología" nos cuenta que a través de la inclinación de las letras se puede observar la capacidad de iniciativa, el grado de introversión frente a la extroversión, la constancia o versatilidad en el trabajo, la capacidad de concentración, de organización o dotes de mando, el grado de dependencia del grupo, de espontaneidad o artificiosidad y la influencia que el exterior ejerce sobre el propio sujeto.


Estos son los rasgos más importantes que se pueden observar a través del estudio de este parámetro, ahora bien, ¿ cómo medirlo? Te lo explico en el siguiente vídeo de la forma más práctica que se me ocurre.




Recordad, que cuánto mejor sea la línea base la medición será más fiable aunque lo más probable es que esta línea no sea estable por tanto es lógico que haya desviaciones en la medición.


Cuando las letras tienen poca desviación, estamos ante unos ejes fríos. En este caso son personas con poca empatía y podrían hacer daño a otros sin sentir muchos remordimientos.


Aunque una escritura parezca sumamente vertical, lo normal es que haya desviaciones de unos 5 grados. Cuando esto ocurre, se dice que la escritura es monótona aunque es raro de ver en un escrito. En este caso estaríamos ante una persona con un sistema defensivo de enorme control.


Lo habitual es que una escritura tenga una variación de unos 20 grados como mucho, en este caso la persona es emocional pero no pierde el control.


Lo contrario ocurre cuando hay una variación de más de 20 grados, estamos ante una inclinación oscilante y la persona ya muestra cierta inestabilidad emocional. En estos casos se puede cambiar de escritura inclinada a invertida, es decir se cambia de categoría.


Es lógico que este parámetro varíe a lo largo de la vida de la persona ya que es un parámetro que está relacionado con la expresión de emociones.


Ahora bien, vamos a definir a continuación la grafotecnia de este parámetro, o lo que es lo mismo, las implicaciones que tiene en la personalidad del individuo cada categoría observada:


  1. Letra muy invertida o caída: Si la escritura presenta una inclinación menor a 60 grados.

En este caso la persona retrae la expresión de sus emociones, hay frustración afectiva, distancia emocional para con los otros. Puede tratarse de personas que han sido dañadas con castigos o ridiculizadas al expresar sus emociones y tienen miedo a la crítica ajena, de ahí el rechazo a expresarlas.

También es propio de personas reflexivas, con problemas al tomar decisiones y con un carácter más obsesivo.


2.- Letra invertida: Inclinación entre 60 y 90 grados.

En esta categoría el sujeto tiene una inhibición menor que en la categoría anterior; la persona simplemente va con cautela, no tiene tanto miedo aunque sí es reservada, distante a veces con los otros. Aunque no implica que la persona sea introvertida necesariamente sí tiene cierta tendencia ya que es una persona con contención.

Es propio de personas que no tienen muchas amistades pero las que tienen son longevas.


3.-Letra vertical: Inclinación entre 85 y 95 grados.


La persona tiene mucho autocontrol, la emoción se piensa y se racionaliza, en definitiva, presenta mucho autocontrol emocional. Se dispone de juicio objetivo y también se puede interpretar como frialdad.


4.- Letra inclinada: Inclinación de letra entre 90 y 120 grados.


Estamos ante una letra más progresiva, y más rápida que en los casos anteriores. La persona facilita la expresión de emociones. Es propio de personas más cálidas, que dan más confianza al resto.

Al ser más espontáneas muestras con mayor claridad sus simpatías o antipatías al resto y se adaptan mejor al entorno.

Según Ausgusto Vels en su "Diccionario de Grafología y términos psicológicos afines" , "la persona habitualmente inclinada hacia las cosas de fuera, hacia los demás, toma una actitud vital extravertida. Transfiere su interés con preferencia hacia los demás, hacia lo exterior".


5.- Letra muy inclinada o tumbada: Se da cuando la inclinación es mayor a 120 grados.


Hay demasiada expresión de emociones, propio de personas que se inclinan a las pasiones. Propio por tanto de personas muy pasionales y acaparadoras.

Sus juicios son muy subjetivos, sienten a su manera.

Si además de una letra muy inclinada hay poca presión en el escrito estamos ante personas extremadamente sensibles.

Si además de inclinada la letra es angulosa estamos ante una persona terca, combativa, obstinada e impositiva.


Un símil para acordarnos siempre del significado de este parámetro es observar cómo saluda una persona a otra: de manera afectuosa y por tanto inclinada hacia el otro o bien de manera invertida, "alejándose" de quien tiene delante.



Espero que os haya gustado, por favor, si es así reenviad a quien pueda interesarle.


Tal vez también te interesen los siguientes artículos:


"El cuerpo central del escrito"

"Beneficios de la grafología en la sociedad"

"¿Qué es la Grafología?"

"¿Eres libre de firmar como quieres?




15 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo