El cuerpo central del escrito.

Qué indica.


El cuerpo central de la escritura es una de las mediciones más importantes que se tienen que hacer a la hora de analizar un escrito.

Con esta medición se van a observar multitud de aspectos sobre la personalidad de la persona:

  1. El autoconcepto que tiene la persona sobre sí misma.

  2. El grado de detallismo o generalidad: mayor nivel de detalle cuánto más pequeña es la letra.

  3. El grado de concentración en las tareas que realiza: mayor concentración a menor amplitud de letra.

  4. La confianza en las propias posibilidades de la persona.

Por otro lado se observan ciertas tendencias hacia puestos directivos quienes hacen la letra con mayor extensión que los que la realizan de una forma más minúscula, prefiriendo los segundos ser dirigidos.


Además del cuerpo central resulta necesario medir los pies y las crestas para empezar a conocer a una persona un poco mejor: Unas crestas o hampas grandes nos denotan un mayor idealismo que si fueran pequeñas, además de cierta necesidad de dotes de mando mientras que unos pies o jambas pequeñas nos están indicando el gusto por lo material de la persona, un mayor grado de pragmatismo y realismo.

Pero ¿ cómo saber si estamos ante letras grandes o pequeñas? A continuación os apunto los baremos que son necesarios para determinar ante qué tipo de letra estamos:


Tamaños de cuerpo central:


-Cuerpo central muy pequeño: El cuerpo central debe de medir menos de 2 milímetros.

Propio de personas que tienden a la obsesión.

Personas introvertidas.

Control exhaustivo de todo y tendencia al detallismo.

En los trabajos son buenos en tareas que requieran concentración y detallismo.

Son buenos coleccionistas.


- Cuerpo central pequeño: Entre 2 y 2,5 milímetros.

Hay inhibiciones pero no va a frenarles para hacer lo que quieran.

Tardan en tomar decisiones. Son personas contenidas y no muestras sus emociones.

Tienden a la concentración.

Buenos para sistematizar, ordenar y clasificar.

Hay minuciosidad y detallismo.


- Cuerpo central normal: Entre 2,5 y 3,5 milímetros.

Hay cierto equilibrio entre introversión y extroversión, entre expresión y prudencia.

Sería necesario ver otros parámetros de la escritura.


- Cuerpo central grande: Entre 3,5 y 4,5 milímetros.

Hay cierto grado de expansión de emociones.

Cierta impulsividad y tendencia a la llamada de atención. Se tiende a la extraversión aunque no lo sean necesariamente.

Necesita de afectos y por tanto necesita hacer cosas que requieran contacto con los otros.


- Cuerpo central muy grande: Más de 4,5 milímetros.

Siempre que no sea una escritura de niño pequeño o de personas con problemas de visión o neurológicos. Descartando esto puede darse en casos como los siguientes:

- Personas que necesiten llamar la atención.

- Personas con tendencias histriónicas

- Sentimiento de miedo al abandono o a la soledad.

- Suelen exagerar las relaciones con otros.

- Dependencia.


El tamaño de los pies y de las crestas del escrito también resulta muy importante.

Unas crestas grandes nos indican que la persona no necesita poseer bienes materiales pero sí otro tipo de valores (prestigio, mando, poder, fama...) Ser refugia en ideas o incluso ideales religiosos.

Puede darse el caso que a veces deformen la realidad.

Si además de tener unas crestas altas son anchas estamos ante una persona imaginativa.


Unas jambas o pies grandes muestran la avidez de la persona por los valores materiales e instintivos. Buscan el placer que pueden percibir con los sentidos de forma constante.

También es propio de personas prácticas o realistas.


Cuando los pies y las crestas son pequeños y prácticamente se incluyen dentro del cuerpo central estamos ante una persona con baja autoestima y con carencia de ambiciones.


Para reconocer unos pies y crestas grandes o pequeños lo único que hay que hacer es compararlos con el cuerpo central, no habrá varemos de medición como os he comentado para el cuerpo central.


Ahora bien, para hacer una buena medición del cuerpo central no hay mejor forma de explicarlo que en el siguiente vídeo: lo primero que hay que hacer es crear la línea base y la línea de acotación y posteriormente medir letra a letra.




Con esta simple medición podéis haceros una idea aproximada de ciertos rasgos de la personalidad de la persona que estáis observando la escritura.


¡Gracias por leer el post y compartirlo!


Laura Romero.


P.D.: También puedes seguirme en mi canal de Youtube y en Instagram: @Grafotalentos.



También te puede interesar:


"Los dibujos distraidos"

¿Qué es la Grafología?

Beneficios de la Grafología en la sociedad

¿Eres libre de firmar como quieres?






18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo